Colimar mejor el tiro contra la COVID-19 en Cienfuegos

El mes de julio deja lecciones muy fuertes en el enfrentamiento a la COVID-19 en la provincia de Cienfuegos, de ahí que como rectificar es de sabios, se requiere colimar mejor el tiro para acertar y dar en el blanco sobre una pandemia con reportes de cifras estremecedoras si se comparan con etapas anteriores cuando en el 2020 por 135 días no hubo reportes del virus en este territorio.

Los indicadores de julio dan un salto tan grande que ubican a la Perla del Sur entre los primeros en positividad a nivel de país.

Cienfuegos entró a ese periodo con un acumulado de unos cuatro mil casos y al concluir el séptimo mes del año reporta más de 17 mil positivos; a su vez esa lista incrementó desde 76 menores a comienzos de mes a 709 al llegar el día 31.

Varias causas inciden en la configuración de ese auge, en gran medida por la transmisión autóctona comunitaria, donde incide el incumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias, no solo al interior de los hogares donde 33 menores de un año y adultos mayores fueron contagiados, también en la cuadra y barrios, donde continúan los cumpleaños -ahora con el eufemismo de pica cake-, y otras fiestas, las visitas de cumplido o cortesía no cesan, y del distanciamiento físico apenas se acuerdan.

Es raro ver a personas sin la mascarilla, pero si estas no cubren boca y nariz se convierte en un objeto sin utilidad, solo la prenda lo ampara para cuando el agente del orden le exija, entonces justificarse que bajó el nasobuco hace poco para tomar café.

Asimismo, las medidas adoptadas por las autoridades del territorio, y reforzadas según el incremento de la situación epidemiológica, no se cumplen en su totalidad, y vehículos, coches y motos inundan a todas horas las vías, por cuanto la exigencia debe ser mayor.

Aunque subió la cifra de acogidos al teletrabajo, aún existen directivos que exigen la asistencia puntual a los centros de labor, y otro tanto ocurre con trabajadores a quienes les resulta difícil quedarse en casa y optan por acudir a sus puestos.

A pesar de los números altos que causan asombro, en Cienfuegos la vida transcurre como si se viviera en plena normalidad, por el trasiego en las principales arterias, dígase la Calzada de Dolores, el Bulevar de Cienfuegos, los repartos más populosos, y ello en momentos en que circulan nuevas variantes del virus.

Al respecto el doctor Salvador Tamayo Muñiz, director de salud en la provincia, calificó a las últimas cepas como las más contagiosas y letales, tal es el caso de la Delta con un modelo de transmisión 70 veces superior a otras como Alfa o Beta, y con una velocidad de contagio 3,4 veces más que la llamada variante sudafricana.

El enfermero Rubén Carballo, quien ha enfrentado la pandemia en Italia, Venezuela y en centros de aislamiento cienfuegueros, escribió en su perfil de facebook que “seguimos aumentando las cifras de Covid en nuestro pueblo y pensar que estamos así por no cumplir con las medidas trazadas, ¡cuántas lamentables vidas perdidas!

Añadió: “Tomemos conciencia, con sólo la acción de no tocarse la cara con las manos sucias y si es imprescindible empaparnos las manos con alcohol o hipoclorito, evitamos tanto sufrimiento, por experiencia propia se los digo. Seamos conscientes y disciplinados. Cuidémonos todos”.

Por ello, cuando muchas personas reclaman de las autoridades policiales para organizar una cola o de las sanitarias para que desde las zonas de cuarentena las personas cumplan con su cuidado, debiéramos pensar en la responsabilidad de cada cual para consigo y para con la comunidad, más que necesitar de alguien para llamarnos la atención.

El sector de salud hace ingentes esfuerzos en el enfrentamiento del coronavirus desde la zona roja hasta la atención primaria, con nuevas capacidades, cambio en los protocolos de enfrentamiento, las pesquisas, y ahora en la nueva tarea de inmunizar a la población de la cabecera provincial con Abdala, más el ensayo clínico en los municipios de Cruces y Palmira con Soberana Centro.

Hay otros organismos como las organizaciones de masas que pueden apoyar aún más en el desenvolvimiento eficaz al enfrentamiento a la pandemia, y buenos ejemplos los hay como ocurrió en los preparativos de la vacunación con Abdala.

No obstante, se requiere un mayor desempeño en algunos barrios para llamar a la disciplina de los niños jugadores de fútbol en las calle sin nasobucos, y a los jóvenes bebedores a pico de botella en ciertos parques.

Con la unidad de todos para enfrentar desde las diferentes aristas a la pandemia, es suficiente para hacer un mejor disparo a fin de aniquilar al virus, ese que enferma y mata. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *