España controlará las temperaturas en espacios públicos para ahorrar energía

Los comercios, restaurantes, museos y transportes públicos españoles deberán cumplir estrictos requisitos de temperatura en virtud de las medidas de emergencia que el Gobierno anunció el lunes para ahorrar energía.

Las altas temperaturas del verano y las limitaciones en el suministro de gas a causa de la guerra en Ucrania están poniendo a prueba los sistemas eléctricos de Europa. El mes pasado, la Unión Europea propuso a sus 27 miembros un recorte del 15% en el uso del gas entre agosto y marzo.

El plan establece una temperatura mínima de 27ºC en verano y una máxima de 19ºC en invierno.

La medida entrará en vigor una semana después de su publicación en el boletín oficial y se mantendrá hasta noviembre de 2023, dijo la ministra española para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Las medidas promueven trabajar a distancia varios días a la semana para ahorrar combustible, apagar las luces de los edificios públicos y los escaparates cuando no se utilicen y cerrar ventanas y puertas para reducir la carga de los sistemas de aire acondicionado y calefacción.

Las medidas siguen siendo sólo recomendaciones para los hogares.

Ribera dijo la semana pasada que los hogares podrían ahorrar energía, por ejemplo, apagando las luces y bajando las persianas.

El Gobierno ya ha aprobado la instalación masiva de paneles solares en los tejados de los edificios públicos y ha animado a los funcionarios a trabajar más desde casa.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, propuso la semana pasada que los ministros, los trabajadores públicos y los empleados del sector privado dejen de llevar corbata durante los calurosos meses de verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *