Muerte en la isla

La televisión cubana transmite los seis episodios de la primera temporada de Hierro, serie española creada en 2019 por Pepe Coira y extendida hasta 2021, al servicio estelar de Candela Peña y Darío Grandinetti, la cual sobresalió por ser uno de los thrillers policiacos más redondos de los filmados en la Península durante la pasada década.

Hierro, en alusión al nombre de la isla donde trascurre el relato, es otra de las tantas ínsulas que sirven de contexto espacial a historias del género, así como fantásticas y de ciencia-ficción, que nos han llegado en este siglo de Gran Bretaña, Nueva Zelandia, Islandia u otras teleficciones.

Como en buena parte de esas creaciones previas, aquí la isla de El Hierro, del archipiélago canario, más que en mero trasfondo se convierte en elemento central de la trama. A la manera de la seminal serie inglesa Broadchurch (Chris Chibnall, 2013-2017), la geografía también impone sus designios narrativos.

El sitio forma parte de la acción; al punto que sus accidentes geográficos —especialmente los acantilados—, el viento, las colinas, playas y las sabinas, ese árbol retorcido e inclinado típico de la zona, se integran de forma armónica al decurso del argumento; como igual la idiosincrasia del área, muy bien rentabilizada por el material en cuanto a incorporar gracejos, modismos y otras costumbres del lugar de manera pragmática pero nada caprichosa.

La jueza Candela Montes (Candela Peña) debe encarar un cúmulo de valladares, personales, psicológicos, laborales, de relación con los lugareños, para enarbolar la justicia y echar adelante la investigación por asesinato que ocupa esta primera temporada.

La configuración caracterológica del personaje supone uno de los grandes aciertos de Hierro. Es una mujer difícil, contradictoria, pero quien avanza como un tren en la consecución de sus objetivos. Candela Peña borda una actuación excepcional en el papel de esta peculiar persona que regirá los destinos judiciales de El Hierro y deberá investigar por qué el crimen ronda en la tranquila isla.

Otro personaje que contribuye a levantar el trabajo es el de Antonio Díaz, compuesto por el actor argentino Darío Grandinetti, cuya aura de ambigüedad establece oportuno contrapeso a la presencia de la jueza.

A diferencia de la mayor parte de los comentaristas españoles, el autor de esta reseña no se sintió igual de complacido con la segunda temporada de Hierro, pero esos ocho episodios no están programados de momento en nuestra televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *