Natación de Cienfuegos con excelentes resultados… y otra vez sin piscinas

Uno de los deportes cienfuegueros que acaparó titulares por su desempeño en los Juegos Escolares fue la natación, disciplina que a pesar de ceder un escaño respecto a la versión precedente, logró el impresionante botín de 31 medallas, el doble de su última incursión en la cita veraniega, ocurrida en 2019.

El saldo de tritones y ondinas fue de doce títulos, ocho medallas de plata y once de bronce, liderados por Daniela Miranda, seleccionada la más destacada de la justa gracias a seis coronas, cuatro preseas plateadas y dos bronceadas.

«Podemos decir que el resultado es muy satisfactorio, si tenemos en cuenta que esas 31 medallas las conseguimos con 20 atletas, luego de que la preparación se cumpliera apenas a un 63 por ciento. Como bien dices doblamos el número de preseas de la justa precedente, lo que demuestra la calidad de estos muchachos y el trabajo realizado por los entrenadores, a pesar de todos los obstáculos.

«En cuanto al lugar general, ese séptimo se debe a que solo las medallas de las categorías 13 y 14-15 años aportaban al resultado, mientras que en la 11-12, donde conseguimos el mayor botín, nada más contaban las pruebas técnicas, en las que terminamos en la cuarta plaza», explica Ricardo Navarro, comisionado provincial.

Para Yordanka Torriente, entrenadora de Daniela, «es meritorio lo conseguido por los atletas. Luego de dos años sin competencias, con los problemas habituales para prepararnos, sin poder cumplir con la doble sesión, sin topes ni participación en las tradicionales copas que se efectúan cada año, de verdad sobrecumplieron. En el caso de Daniela es una nadadora excepcional. Esta fue su primera experiencia nacional, y lo hizo de maravillas. Sobre todo hay que destacar su disciplina y dedicación en los entrenamientos. Ahí está la clave de sus logros».

Alain Muñoz entrena a los juveniles, que también se ubicaron en el séptimo escaño, a pesar de tomar parte en el evento con solo dos nadadores. «Muy contento, pues obtuvieron nueve medallas, y sus tiempos resultaron también en extremo satisfactorios».

Liván López, otro de los técnicos, agrega que «luego de varios años, logramos llevar equipos completos en las categorías menores. Eso se debe al buen trabajo que se viene haciendo en la base. Ahora mismo tenemos garantizada la reserva deportiva, con todas las plazas cubiertas en los grados del segundo al cuarto. De ahí saldrá el equipo que nos represente en los próximos Juegos Pioneriles».

«Tenemos que hacer magia para mantenerlos motivados», comenta la profe Yordanka Torriente.

Piscinas sin agua

Lamentablemente el retorno a las prácticas no ha sido el más alegre, pues otra vez atletas y entrenadores tropiezan con las limitantes que provocan las piscinas vacías.

«Es inaudito. Ya se hace habitual que en los meses de julio y agosto las piscinas estén llenas, y luego, al iniciar el curso, es que se vacían. En este momento son par de semanas de atraso en los planes de entrenamiento», comenta Ricardo.

«Empezamos mal, dice Yordanka. Ellos vienen con tremendos deseos luego de su actuación, y encuentran esta situación. Tenemos que hacer prácticamente magia para mantenerlos motivados».

«Una y otra vez tropezamos con lo mismo. Y este es un deporte donde las deudas que tengas con el agua son imposibles de saldar. Ya vamos en desventaja con otras provincias que sí están nadando», opina Alain.

Ricardo Navarro, comisionado provincial.

El comisionado refiere que el problema no se limita a la alberca de la Eide. «Aquí se trata de la falta del cloro, que por la situación del país se ha atrasado su transportación, no solo para Cienfuegos, sino para todos los territorios. «Pero en verdad apreciamos que el apoyo del Inder es insuficiente, pues las otras piscinas también están inactivas.

«En la ‘Olímpica’ se necesita una inversión que no aparece, pues durante años existe un dilema de si pertenece al municipio o la provincia. El Inder municipal no cuenta con presupuesto para ello. Y nosotros seguimos a la espera de que se pongan de acuerdo. Aquí tenemos que reconocer el esfuerzo realizado por los padres, que incondicionalmente siempre han ayudado al funcionamiento de esa instalación.

«En el caso de la piscina de Los Flamboyanes, existe un proyecto para el 2023, y allí las tareas son más serias. Esa pudiera ser nuestra Academia Provincial, pues en ese lugar radicó el ‘Fajardo’, y tiene capacidad para unos 30 internos. Otra limitante que tenemos es la escasa matrícula en la Eide. Son 30 atletas entre todas las categorías. Por ponerte un ejemplo, en los juveniles no pudimos competir en los relevos, que puntean doble».

Reclamo de apoyo

A lo antes expuesto, Liván agrega que, de llegar el cloro, todavía demorará un mes para que la alberca esté lista para su uso. «Ese es el tiempo requerido para ponerla a tope, según los requerimientos. Y eso sin contar las afectaciones eléctricas», señala.

No obstante el histórico obstáculo, la natación de Cienfuegos aspira a mantener el ascenso.

«Tenemos las ganas. Pero necesitamos el apoyo», reconoce Alain. «Si nos lo proponemos, podemos lograrlo. Máxime cuando casi todos los atletas repetirán la experiencia de este año. Esperemos poder recuperar el tiempo perdido. Por nuestra parte, volveremos a trabajar muy fuerte, no solo para igualar la actuación, sino para incluso mejorarla», nos dice el comisionado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *