Boxeo cubano regresa a Europa

Luego de un año sin participación en torneos internacionales, y con las presentaciones individuales en el plano profesional como únicos topes ante pugilistas foráneos, el boxeo cubano se encuentra ahora en Europa para prepararse y competir nuevamente.

La Copa del Mundo de Colonia, antigua Copa Química de Halle, constituirá el estreno de los Domadores en el Viejo Continente en la actual temporada, y para eso el colectivo técnico se decantó por una escuadra que mezcla figuras establecidas con oros noveles.

El bicampeón olímpico Roniel Iglesias, que esta vez competirá en 71 kilogramos, el triple monarca mundial Lázaro Álvarez, subido ahora a 63,5 kilos, y el dorado planetario Yoenlis Hernández (75) son los rostros conocidos de la delegación, que tendrá su momento competitivo del 2 al 5 de noviembre.

Se completa con figuras en ascenso como Alejandro Claro (51), Sadiel Horta (57), Rafael Joubert (60), Albert González (80), Freddy Pérez (92)  y Carlos Castillo (más de 92), la mayoría recién llegados de la categoría juvenil, donde mostraron cualidades. 

También hay novedades en el cuerpo técnico, pues esta vez viajaron al frente de la comitiva Robinson Poll, Víctor Sánchez y Julio Lázaro Mena.

El tope con rivales europeos es crucial para el crecimiento de los nuestros, y por lo general esto se da en pleno Campeonato Mundial, por lo que verlos previamente servirá de mucho.

Como se conoce, la Asociación Internacional de Boxeo (IBA) lanzó este año su Circuito Mundial, que incluye certámenes de categoría Diamante, Oro, Plata y Bronce, los cuales darán puntos para un ranking que serviría de clasificación a los Juegos Olímpicos de París 2024.

De momento solamente se celebró una justa de nivel Plata en Maribor, Eslovenia, y en noviembre está prevista otra de nivel Oro en Guadalajara, México, en la que se espera la presencia de los cubanos, además de una Diamante en diciembre, todavía sin sede definida.
Vale decir que la IBA lanzó la idea, pero ahora cada país debe mostrar su interés por acoger alguna de las lides, y entonces de decidirá el programa para al ciclo 2023-2024.

La propia lid alemana debe estar incluida en el Circuito en el futuro, así como las de Usti Nad Labem, en República Checa, y el Strandzha de Bulgaria, citas tradicionales del deporte de los puños durante décadas.

Por supuesto, ojalá nuestro Cardín cumpla con las exigencias de la IBA y pueda ser incluido, pues experiencia organizativa y calidad lo ameritan.

Este regreso a Europa puede ser muy importante sobre todo para los boxeadores jóvenes, pues varias divisiones pudieran cambiar de nombre de aquí a la justa estival parisina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *