Critican negativa a diálogo y carácter político de paro en Bolivia

La negativa del gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, de asistir al diálogo convocado por el Gobierno de Bolivia provoca críticas hoy sobre el carácter político del paro convocado en Santa Cruz.

“Si nos escapamos del diálogo ya es con otras intenciones. Invito a todos los gobernadores, asistamos y compartamos nuestras propuestas que tenemos”, afirmó ante la prensa la máxima autoridad gubernamental de Chuquisaca, Damián Condori.

Por tercera ocasión Camacho rechazó asistir este viernes a un debate técnico en Cochabamba para sobre esa base definir en un encuentro plurinacional de amplia participación si el ejercicio censal se realiza en 2024 o se anticipa para un año antes.

El 12 de julio fue el único gobernador que no concurrió a la reunión del Consejo de Autonomías -estructura que agrupa a todas las instancias gubernamentales electas del país-, que se llevó a cabo en la Casa Grande del Pueblo (sede gubernamental).

Después, el 11 de octubre tampoco acudió a la mesa técnica efectuada en Santa Cruz y ante las cámaras de la televisión, como exigió el Comité Interinstitucional que él encabeza junto al cívico Rómulo Calvo y el rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, Vicente Cuéllar.

Otro desplante protagonizó el sábado último en Santa Cruz, cuando abandonó la mesa de diálogo y frustró las pláticas con las autoridades nacionales para llegar a un acuerdo sobre una base técnica y no política.

La víspera, tras anunciar la noche del martes que concurriría al Encuentro Plurinacional por el Censo con Consenso en Cochabamba, sostuvo que no estará en la cita cochabambina.

“Camacho más está pensando en la plata que en trabajar, más piensa en paros que en trabajar; no es tiempo de confrontación”, consideró Condori en declaraciones a La Razón Radio.

Al margen de lo expresado por el gobernador cruceño, este miércoles su aliado Calvo confirmó en entrevista a la televisora estadounidense CNN la finalidad política del paro que provoca al país pérdidas diarias de 36 millones de dólares.

“Después ya va a cambiar la línea de ser censo, va a ser censo y renuncia, como ocurre cada vez que son los problemas muy largos”, expresó en una evidente referencia al golpe de Estado de noviembre de 2019, del que fue uno de sus impulsores.

Respecto a la reunión del viernes, el portavoz presidencial, Jorge Richter, informó que asistirán unas 400 personas y agregó que cada participante tendrá derecho a la palabra.

Describió que ese foro está diseñado “bajo el concepto que entre todos podamos expresar nuestras opiniones”.

El canal estatal Bolivia TV reitera entrevistas en las cuales alcaldes opositores confirman su asistencia como Jhonny Fernández (municipio autónomo de Santa Cruz), Manfred Reyes Villa (Cochabamba), Eva Copa (El Alto) y el gobernador del departamento paceño, Santos Quispe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *