Danza Contemporánea de Cuba regresa a Europa

En los salones de Danza Contemporánea de Cuba se ensayó intensamente por estos días. Se repasaron las piezas que integran la selección de la primera gira europea de la agrupación después de la pausa que impuso la pandemia de Covid 19.

El repertorio incluye obras muy bien recibidas de los últimos años: Consagración, la coreografía de los franceses Chistophe Beránger y Jonathan Pranlas–Descours, que revisita la célebre Consagración de la primavera de Stravinsky desde una visión marcada por el folclor cubano; y obras de dos coreógrafgos residentes, los cubanos Julio César Iglesias y George Céspedes: Coil, del primero, una metáfora dura de la realidad; y Matria Etnocentra y Polvo, palabras, sombras, nada, en el singularísimo estilo del segundo, marcas de una identidad cubana en su impacto universal.

Importantes teatros de Francia, Suiza y Alemania acogeran las presentaciones, en un esperado reencuentro con un público que distingue el quehacer de una de las más emblemáticas compañías cubanas.

En tiempos de permante renovación de los elencos, los ensayos implican el montaje de muchas de las piezas para nuevos bailarines. En ese sentido, los integrantes más experimentados aportan mucho, en un proceso enriquecedor. Danza Contemporánea de Cuba ha sido una escuela para promociones completas de la enseñanza artística en Cuba.

La gira que comienza el próximo lunes mostrará una compañía renovada, que es, al mismo tiempo, la misma compañía, gracias al empeño de maestros y directivos, y el entusiasmo contagioso de los bailarines.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *