Cienfuegos en 26: Prosperidad en El Porvenir

Arcides Hernández Pérez, productor de avanzada. Foto: Juan Carlos Dorado.

Tomamos la carretera que une a la ciudad de Cienfuegos con la localidad de Cumanayagua. Vamos en busca de un productor “fuera de serie”, apegado a la ciencia, la técnica y la innovación.

En la dirección municipal de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) nos indicaron dónde está la finca El Porvenir. Recorrimos unos kilómetros y llegamos a una extensa llanura, toda cultivada, donde nos esperaba Arcides Hernández Pérez, un hombre arraigado a la tierra, pero nada empecinado en viejos métodos y tradiciones de cultivo. Tiene rostro de persona bonachona, noble… Un estrechón de manos “rompe el hielo” y después de un sabroso café, del que cultiva en sus tierras, agarramos dos taburetes y comenzamos a dialogar.

“Esta es una finca en usufructo que está adscripta a la Unidad Básica de Producción Cooperativa El Tabloncito, de la empresa pecuaria El Tablón. Tengo 9.33 hectáreas. En el 2010 comencé con 1.5. Hemos ido creciendo poco a poco. Me han ofrecido más tierra, pero quiero primero elevar el rendimiento y la calidad.

“La producción principal es el tabaco para la exportación. Pero hemos diversificado las producciones, porque no puede vivirse de un solo cultivo; un año malo puede colapsar la economía del productor.

El tabaco es el cultivo principal en la finca El Porvenir. Foto: Cortesía del entrevistado

“Tenemos una hectárea de café del llano, que ya cosechamos y con  elevada calidad y excelente sabor. Sembramos y cultivamos también plátano y otras viandas, frutas, granos y hortalizas…

“Exportamos cúrcuma (Planta vivaz de un solo cotiledón, procedente de la India, cuya raíz se parece al jengibre, huele como él y es algo amarga) y ají picante, a través de la Empresa Cítricos Arimao. Nacionalmente vendimos boniato de masa anaranjada, que es rico en vitaminas. En estos momentos hacemos relaciones con la Empresa Provincial de Acopio, la cual es un polo exportador e importador.

“Contamos con una deshidratadora solar, que lógicamente no gasta energía. Procesamos coco, piña, mango, cúrcuma, plantas medicinales…Trabajamos en la elaboración de un sazón completo que tenga todos los condimentos requeridos. Y queremos importar equipamiento de acero inoxidable y una selladora. Esa es la perspectiva más inmediata. Tenemos la intención de exportar la hoja de la piña para Rusia, la cual es utilizada en la elaboración de zapatos, carteras…

“Sembramos además, arroz, frijoles, yuca y otras viandas y vegetales para el almuerzo de los trabajadores y el autoabastecimiento familiar.

Conmigo trabajan 50 personas. Contamos con un núcleo del Partido y una sección sindical”.

Junto con Arcides laboran unos 50 trabajadores. Foto: Cortesía del entrevistado

¿Cuáles son las proyecciones principales?

“Hacer una casa para cuidar niños, donde permanecerán los hijos de los trabajadores y también los de la comunidad El Tabloncito. Y mantenemos un Taller de Cocina Ecológica que se llama Semillitas del Porvenir. Hay alumnos de una escuela primaria que vienen con frecuencia a la finca y ven cómo se labra, cultiva y cosecha la tierra y cómo convertimos los desechos en materia orgánica.

“También aprecian la forma de elaborar las verduras y les explicamos todas las propiedades que tienen para la alimentación sana de las personas.

“Sinceramente, cuando comenzó el proyecto yo tuve mis expectativas, pero los niños son muy entusiastas. Ya se aprecia el dominio que tienen de las propiedades de las verduras y la cultura alimentaria que han adquirido”.

¿Por qué has ido más allá que sembrar, cultivar, cosechar y vender?

“Se lo debo a mi padre, que siempre fue una persona con luz larga, de ver más adelante. Heredé esa cualidad. Cuando éramos niños ─somos tres hermanos─ siempre nos hablaba del futuro”.

¿Y aquella novedosa casa de curar tabaco, construida con ladrillos, que presentaste en la Expo-Anir Nacional del 2016?

“Me ha causado mucha satisfacción. Por ejemplo, jóvenes cultivadores del municipio de Cabaiguán, en la provincia de Sancti Spiritus, la levantaron en sus fincas y hoy son de los mejores productores de ese territorio. Ese fue un aporte que valoro mucho, pues rompió el esquema de que siempre sean de guano completamente.

“Todos los días se aprende algo. Aspiro a acercarme lo más posible a la perfección, algo difícil, pero no imposible para los seres humanos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *