Aumentar percepción de riesgo ante incrementos de casos de dengue

Varios cuadros virales circulantes se presentan en la actualidad: neumonías, y faringitis, diarreicos y uno muy semejante al dengue, que se atiende como sospecha de la enfermedad hasta tanto se obtenga la confirmación, porque los exámenes de laboratorio para reafirmarlo demoran.

Ante esta situación epidemiológica asisten a los adultos, con cuatro cuadros clínicos similares, todos virales, algunos comienzan con manifestaciones respiratorias altas: dolor de garganta (sin placas), laringe enrojecida, fiebre, trastornos en la voz, malestar, todos referidos al padecer algunos de los virus circulantes, otros, que se mantienen desde que apareció la covid, resultan las respiraciones bajas: neumonías o bronconeumonías y hasta influenza, con igual cuadro.

Dolor abdominal, diarreas líquidas abundantes, fiebre y malestar general; y por último, uno que nos recuerda al dengue: cefalea intensa, dolor retroocular, decaimiento, imposibilidad para caminar, dolores articulares intensos, casi postración, que se acompañan de manifestaciones digestivas, y tienen su explicación patológica, son otro de los síntomas más comunes.

En los primeros cinco días de asistencia por sospecha, cuando aún no se confirma el dengue los doctores recomiendan a los pacientes, tomar mucho líquido, con exageración, si tiene sales de rehidratación, se preparan en casa para ingerir y acudir de inmediato al médico, quienes pueden indicar si tiene alguna complicación o signo de alarma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *