Reina, barrio vulnerable de Cienfuegos, luce mejores galas

Reina, barrio obrero cercano al Centro Histórico de Cienfuegos, siempre fue relegado por las dictaduras que pintaban de sangre y anegaban de olvido a las comunidades pobres en los tiempos de la neocolonia.

Por el contrario, en su política de inclusión social, la Revolución favoreció a sus habitantes con todas las prerrogativas a que ha tenido acceso el cubano durante 62 años.

A la par de las conocidas conquistas sociales, aquí se privilegió el desarrollo del deporte, y fue este un sitio donde surgieron atletas de prestigio en el país, sobre todo en el fútbol.

El hoy consejo popular Reina, empero, no pudo continuar del modo pretendido su desarrollo social progresivo en los últimos años, debido a esa mancuerna reductora aferrada contra el cuello de la Isla: el recrudecimiento a grado extremo del genocida bloqueo estadounidense y la incidencia de una pandemia global que demandara miles de millones de dólares para su enfrentamiento.

En la actualidad, pese a estos obstáculos, Reina es blanco de una reactivación general que busca revertir sus condiciones de vulnerabilidad.

Como parte de las transformaciones en marcha, debe mencionarse el estadio de fútbol, espiritualmente importante en una localidad de fuerte arraigo balompédico. No en balde la lugareña María de Lourdes Jova, emocionada por el avance, manifestó el júbilo por el rescate del espacio deportivo donde sus hijos se formaron como atletas y encomió el trabajo ejecutado.

Alexis Ercia Hernández, director de Deportes en el municipio de Cienfuegos, destacó la labor encaminada a restablecer todas las prestaciones del estadio. Si bien en Reina el fútbol está ligado a una tradición de gran arraigo popular, fue prevista asimismo la instalación como un aula a cielo abierto para la práctica, además, de otras especialidades, y un sitio para el esparcimiento sano.

También se incide en la solución de un problema histórico como el abasto de agua y la presencia de tupiciones. La presidenta del consejo popular, Reina Ponce Domínguez, afirmó que todavía existen algunas inconformidades, sobre todo, con el abasto del líquido, pero sí es apreciable ya la transformación en tal sentido.

En otros temas no menos importantes, se ha logrado mantener la presencia de productos en las placitas, y no falta el acompañamiento del Minagri, del Gobierno y otros factores. También es palpable la participación popular.

Como parte de un trabajo integrado y multifactorial, la Delegación de la Agricultura, de conjunto con los directivos del consejo popular y los demás entes comunitarios, acometieron la higienización de las diferentes áreas, al tiempo que se ocupan de las familias en situación de vulnerabilidad.

Yunieski Hernández Cama, subdelegado del Minagri, apuntó que: «cada una de las seis circunscripciones es atendida directamente por un cuadro de dirección de nuestra entidad, lo cual posibilita identificar las zonas más vulnerables y designamos una empresa para atender esos lugares de forma integral».

«También iniciamos la atención a ocho niños con patologías crónicas, la cual llegará, igualmente, a las madres con tres o más niños. De igual manera atenderemos a los combatientes y al personal de la Salud», agregó el subdelegado.

VECINOS AL APOYO DE SU BARRIO

La población de Reina se sumó al proceso de transformaciones, el cual respalda y apoya, a través de tareas de construcción y reconstrucción, higienización general y saneamiento del litoral, pues el consejo popular colinda con la Bahía de Jagua.

La pobladora Tania Sánchez Tamayo comenta que «nos unimos todos los vecinos, limpiamos el área del litoral y lo tenemos bien identificado, para evitar el depósito de basura y otros desechos allí».

«Pusimos manos a la obra para que el barrio esté mucho más limpio y bonito. Ahora nos toca mantenerlo, y los fines de semana haremos trabajo voluntario para conseguirlo», dijo Ruthsela González García.

En tanto, Yaquelín Jiménez Valero significó la erradicación colectiva de «un microvertedero de años con repercusión negativa en los vecinos. Sembramos diversas plantas y pensamos, más adelante, ubicar algunos bancos y así tener un sitio donde descansar y coger fresco».

Durante la visita a la comunidad de Reina, Roberto Morales Ojeda, secretario de Organización del Comité Central, consideró que lo que ocurre hoy en este y otros barrios cienfuegueros no se trata de una intervención, sino de una atención integrada que soluciona problemas que, de otra manera, no pudieran ser solucionados.

Abogó, en la ocasión, por «lograr que vaya desapareciendo esa sensación de abandono que hay en algunas comunidades», y recordó que cuanto se hace actualmente en estos barrios tiene sus antecedentes en las ideas del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, y en las bases fundacionales de los órganos del Poder Popular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *