Las 63 medidas en Cienfuegos: ¿paquete inamovible o cambios económicos en marcha?

En coautoría con Laura Brunet Portela

Las empresas estatales agropecuarias (también otras formas productivas y diferentes estructuras en el campo) han padecido al menos en los últimos años, de males como mayor cantidad de trabajadores indirectos que en el terreno, más personal en oficinas que enla “caliente”, traducido al buen cubano. Y eso no lo decimos a priori: lo ilustró aquel diagnóstico expuesto por el viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca en el espacio Mesa Redonda, en abril de 2021. Una radiografía minuciosa, que puso nombre y apellido a lastres que impedían la buena salud de la rama agropecuaria.

El estudio develaba por ejemplo el alejamiento, en la última década, de la función productiva y el consiguiente giro hacia los servicios por empresas y formas productivas. De identificar esas desviaciones —y otras tantas—nacieron las 63 Medidas, un paquete quehoy prende en algunos lugares con más fuerza, aunque en otros con menos de la esperada y necesaria.

EL ABRA CRECE A LA SOMBRA DE LAS 63 MEDIDAS

En Cienfuegos, como resultado de la implementación de las 63 Medidas de fomento a la agricultura, se han constituido 404 colectivos laborales agropecuarios —son agrupaciones de trabajadores organizados en un centro de costo de una entidad estatal— con mil 139 obreros asociados a estos. Ofrecía el dato, a inicios de octubre, la delegada del Ministerio de la Agricultura en la provincia, Mariela Díaz Chávez. Tras indagar por las entidades estatales del sector que más lejos han llegado en este sentido, apareció la granja genética El Abra, de Cumanayagua, con ocho colectivos agropecuarios no solo constituidos, sino con impacto favorable, en este caso sobre su producción lechera.

Con 65 trabajadores agrupados en esta variante, de 121 en plantilla (de ellos solo seis indirectos), El Abra comienza a percibir las mejoras, según cuenta su directora Yaima Sarduy Clavijo. “El vaquero llegaba antes solo a 2 mil 960 pesos, su salario básico. Ahora, a partir del sistema de pago basado en ingresos menos gastos, puede llegar a 15 mil o 16 mil pesos”, refiere.

La granja aportaba diariamente entre 600 y 700 litros de leche; “hoy llega a los mil 600 o mil 700, porque entre más logren acopiar los trabajadores, más ingresos pueden obtener. Los litros por vaca subieron de 5,6 a ocho. Los vaqueros, estimulados por los ingresos, mejoran la base alimentaria del ganado, siembran caña, kingrass y otras plantas proteicas para mejorar la calidad (determinada por parámetros como peso y densidad) de la leche”, acota Yaima Sarduy Clavijo.

A la pregunta de si estos cambios podrían incentivar el desarrollo ganadero, la directora de la granja genética responde un sí rotundo. Otra conclusión se desgaja del antes y el después de esta entidad pecuaria: el debate económico nacional en los últimos años ha planteado la necesidad de manejos más financieros y menos administrativos. Realidades como la de El Abra parecen confirmar esa certeza, pero necesitan generalizarse.

LOS PRODUCTORES NO SE QUEDAN ATRÁS

Alcides Hernández Pérez viene desde Cumanayagua a casi todos los análisis sobre las 63 Medidas para dinamizar la agricultura. Lo hemos visto insistir en el manojo de ventajas para el campesino de este paquete. Produce tabaco y cultivos varios. Con estas transformaciones, el hombre de la Finca El Porvenir ha visto los cielos abiertos para dar curso al fruto de su trabajo.

“Hoy comercializamos con la empresa tabacalera, también con Cubacafé de manera directa. Mediante Cítricos Arimao exportamos el ají habanero o picante hacia destinos como Europa. Tenemos contratos con Frutas Selectaspara venderle productos deshidratados”, refiere Hernández Pérez, y agrega otras ventajas como “comprar en el exterior, importar —en nuestro caso mediante Acopio Cienfuegos—implementos agrícolas, por ejemplo”.

También para el cultivo de la miel existe bonanza, dice Alberto Águila Abreus, director de la Empresa Apícola de Cienfuegos. Tras la vigencia de la Resolución 598 del Ministerio de la Agricultura (que reconoce como productor agropecuario al campesino vinculado a la rama, sin ser propietario o usufructuario de tierras) de 42 apicultores cienfuegueros 36 ya fueron reconocidos con esa condición. Ello permite una atención directa por la empresa y no mediante formas productivas como una UBPC. Los proveemos de recursos y tenemos contrato con ellos”, explica Águila Abreus.

¿HORQUITA SE MONTA EN ESTE TREN?

Para el mayor polo productivo de Cienfuegos, las 63 Medidas llegan en un momento crucial, cuando es impostergable aumentar la producción mediante el crecimiento en áreas de siembra, ante la carencia de fertilizantes que eleven rendimientos. ¿Cómo crecer sin fuerza laboral? No es posible.

Los colectivos agropecuarios vienen entonces como anillo al dedo también para la rama de cultivos varios, al potenciar fuerza de trabajo directa. La entidad agropecuaria abreuense ya tiene más de 28 constituidos, según datos aportados por Rolando Pérez Ramos, director de la Empresa Horquita. Con ese argumento coincide Manuel Garlobo Espinosa, obrero agrícola del colectivo KUBAN 12, Unidad Empresarial de Base Juraguá, perteneciente a Horquita. “Lo conformamos hace casi un año, con doce trabajadores. Hacemos todas las labores agrícolas. Los obreros han mejorado los ingresos. Esto era algo que necesitábamos, porqueantes la situación económica del trabajador se veía afectada. Hoy estamos motivados”.

Los cambios van siendo perceptibles, y no por ello dejan de necesitar la velocidad y alcance requeridos para “mover” un sector estratégico que adoptó en la última década desviaciones muy perjudiciales, tal y como reflejara el diagnóstico antes citado. Lo decía Tapia Fonseca al socializarlo en la Mesa Redonda: ¡Virarnos para la tierra! Creo no hay mejor frase que defina la esencia de las 63 Medidas, oxígeno económico para los campos, de aplicarse rápido, y bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *