Calidad, condición básica en el alistamiento del “14 de Julio” de Cienfuegos

Cuando las reparaciones del central 14 de Julio, insigne de la provincia de  Cienfuegos, rebasan el 80 por ciento de ejecución en su cronograma, este colectivo Vanguadia Nacional sostiene como premisa fundamental los parámetros de calidad en todas las áreas y labores en la fábrica, a fin de garantizar las 8 mil 920 toneladas de azúcar comprometidas para la venidera zafra, en 60 días de operaciones.

“De entrar algunos recursos que nos faltan —componentes eléctricos, dos copling para los molinos y el aceite de los turbonegeradores—, en lo que resta de octubre, estamos convencidos de que para los primeros días del próximo mes el ingenio quedaría listo para moler”, aseguró el ingeniero Amaury Rodríguez Depestre, director general de la Empresa Agroindustrial Azucarera (EAA) homónima.

Agregó el directivo que como siempre, el alistamiento de la maquinaria industrial, como de la agrícola, ha sido con todo el rigor necesario para escoltar los resultados que año tras año exhibe el central más integral de Cuba, de acuerdo con las valoraciones del Grupo Empresarial AzCuba, aun con las dificultades económicas que afronta el país a causa del déficit de los insumos, piezas de repuesto y otros materiales provenientes del exterior.

Rodríguez Depestre adelantó que deben ser los primeros en arrancar la contienda en la Isla, con el pitazo inicial en la última decena de noviembre, y si bien el déficit de materia prima y el balance de recursos obliga a hacer una zafra corta, la disposición aquí es sobrecumplir el plan técnico económico con un aporte extra a la provincia y el país del azúcar ensacada con destino a la canasta básica de la población de Cienfuegos e Isla de la Juventud.

Según lo planificado deben moler unas 121 mil toneladas de caña, de ellas 44 mil tde los campos de la EAA 5 de Septiembre, 28 mil de sus homólogos Elpidio Gómez y el resto de las bases productivas propias. “Hoy por hoy, precisó Amaury, las expectativas están en la entrega de baterías y gomas a tiempo para el transporte automotor de tiro de la materia prima desde los diferentes destinos”.

A juicio del director general de la EAA 14 de Julio el gran “cuello de botella” de la entidad está en el trasiego de la gramínea del cañaveral hasta el basculador por la vía ferroviaria. Tal es así, que de los 110 carros que requieren para que la caña llegue fresca a los trapiches, solo disponen de 70.

Uno de los grandes propósitos de los tabajadores de la entidad rodense este año era cumplir el plan de siembra de la gramínea ascendete de 2 mil 036 hectáreas, paso importante de cara a la autosuficiencia de la gramínea; sin embargo, al decir de Rodríguez Depestre, apenas se quedarán al 60 por ciento de la meta. A todas luces, las causas fundamentales fueron como consecuencia del déficit de combustible y condiciones climatológicas adversas, principalmnte las lluvias a destiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *