Prevenir los Incendios Forestales es tarea de todos

Los incendios forestales constituyen una realidad que experimentamos en el país donde en no pocas ocasiones está presente la mano del hombre en provocar tales siniestros que acaban no solo con la flora sino con la fauna que habita en estos apartados parajes los cuales  constituyen reservas de la biosfera.

Conciencia debemos ganar y más ante los constantes cambios climáticos entre ellos el aumento de la temperatura que  experimenta el planeta contribuye con la destrucción de la floresta.

El llamado es ahora y no para después, en la conciencia individual y colectiva debe primar el proceder adecuado de no hacer fogatas o cocinas improvisadas en lugares donde lo seco se convierte en materia prima esencial para iniciar un fuego.

Otro de los factores que desde la mira como periodista observo es la creciente quema sin control de zonas para cultivos.

Debemos de analizar cómo hacerlos tener en cuenta factores como la dirección del viento, hora y contar además con el control visual de hacia donde se dirigen las llamas, porque un fuego sin control puede convertir el esfuerzo en un desastre de cifras que luego hay que cuantificar.

Pronto llegara la seca, momento en que estos siniestros tienden a aumentar y creadas las condiciones naturales entonces mucha más fuerza y envergadura pueden alcanzar.

Los incendios forestales en su paso arrasa con esas aves que tenían sus nidos en árboles que por las llamas fueron destruidos, en su avance viviendas pueden quedar sepultadas en las llamas, y hasta personas que llegan para combatirlo. Entonces de ahí el llamado a evitar que por negligencia humana dígase lanzar un cigarrillo encendido, la combustión del tubo de escape, el derrame de productos inflamables, en fin un sin número de ejemplos pudiéramos citar y que todos conocemos puedan servir de alimento eficaz para que estos siniestros tengan lugar en lugares que forman parte de los pulmones del planeta.

Pensemos, lo invito no convirtamos lo bello en cenizas, en dolor, convirtamos lo bello en placer, armonía en bienestar común, y cuando hablo de lo bello lo hago por esos espacios que la mano natura nos ofrece no para destruirlos sino para que nos sirva de gozo por tiempo indeterminado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *