Cementos Cienfuegos: alternativas, eficiencia y calidad

La planta sureña disminuye el consumo de combustibles tradicionales y ejecuta inversiones que le permitan una producción más ecológica.

El coloso gris ubicado en Guabairo, en las afueras de la Perla del Sur, es una industria de estos tiempos. Se reinventa y renace para persistir y ser cada vez más productiva.

Cementos Cienfuegos S.A. ha conquistado la cima de las plantas de su tipo en Cuba, sin lograr la importación de piezas que necesita y que el bloqueo persigue con saña. En su emplazamiento se distinguen varias estructuras por las que se mantiene como la más eficiente y productiva del país: su torre de precalcinación, el molino de carbón y la estación de lodos pretolizados para consumos alternos.

Abastecen de clínker y cemento desde Matanzas hasta la zona oriental debido a que es la única fábrica del país con sistema de ferrosilos, lo cual permite cargar directamente en planta. Incluso, han suministrado clínker a las moledoras de Santiago de Cuba, Siguaney y Artemisa, que carecen de horno.

En el semestre recién concluido han sufrido unos 60 días de paro porque las tensiones económicas que sufre la Mayor de las Antillas no les resultan ajenas. No obstante, el plan de producción del año, que asciende a 691 000 toneladas (ton) de cemento, ya se encuentra al 72 por ciento.

«En cuanto se inicie el abastecimiento de combustible y otros recursos necesarios, pudiéramos recuperar los atrasos que tenemos en lo que queda de año, porque las medias mensuales que nos están dando están todavía en las capacidades de producción», aseguró Ernesto Gálvez Suárez, gerente de producción, con la certeza de quien acumula más de dos décadas de trabajo en la planta.

Sin camuflajes

Cementos Cienfuegos S.A. no se maquilla para esconder dolores y cicatrices evidentes en las industrias cubanas: dificultades con los recursos indispensables para producir, tecnologías con décadas de explotación y complejidades para exportar e importar.

Mas, poseer un colectivo compacto y apegado al sector contrarresta toda adversidad. «Hoy nos movemos gracias a los innovadores, los aniristas, las Brigadas Técnicas Juveniles, porque casi todas las piezas de esta fábrica son de importación, excepto cosas que se están haciendo con Planta Mecánica, en Villa Clara, y algunas pequeñas fundiciones», declaró Gálvez Suárez.

«Los innovadores prolongan la vida útil de lo que ya tenemos, modifican partes y piezas que llevan al torno y después siguen ahí, funcionando», continuó.

Una historia de inventiva criolla se mueve de boca en boca y asombra a los que bien saben de esta industria. «Teníamos dañado un impelente de un ventilador de más de dos metros de diámetro, y ya logramos hacerlo en el Taller de Maquinado. Hasta los socios extranjeros se han asombrado porque dicen que nunca han visto que en una planta de cemento también hagan piezas de ese tamaño», expresó con el orgullo de saberse seguros con ese equipo que no se rinde.

La vigilia de hacerlo por primera vez pasó hace tiempo ya. Cuenta Gálvez Suárez que se han especializado y ahora cambian los ejes e impelentes con bastante frecuencia, y siempre son hechos en casa.

Inversión sostenible

Gálvez Suárez explica que se han enfocado en tres cuestiones básicas para planificar las inversiones, teniendo como meta mejorar las utilidades y disminuir los costos variables. Se refirió a la nueva ensacadora, que permitirá ejecutar ese proceso por big bag: bolsones de 1,5 toneladas para los que ya han identificado clientes internacionales y graneleras cubanas interesadas.

Además, incorporarán una paletizadora semiautomática para agilizar el proceso, que favorecerá la estabilidad en el peso de las bolsas, pues las máquinas actuales, que datan de la década de los 80, trabajan con menos precisión.

También informó sobre el interés de incrementar las adiciones de calizas, aditivos inertes disponibles en una cantera aledaña, a unos tres kilómetros, lo que permite ahorrar combustible. «La idea es balancear las adiciones de zeolita y caliza sin afectar las prestaciones», dijo Gálvez Suárez.

La otra inversión importante tiene que ver con combustibles alternos. Hoy la matriz principal de la fábrica es el coque de petróleo o petcoke, en inglés. Constituye un material sólido, obtenido en el proceso de refinación del petróleo, que se emplea como combustible para industrias del acero, la generación eléctrica, en hornos para producir cemento y otros procesos. Pero es altamente contaminante y costoso.

Cementos Cienfuegos S.A. comenzó a migrar hacia los combustibles alternos, un paso que «tiene un primer componente ambiental a través de la gestión de usar neumáticos en desuso para los que la Empresa de Materias Primas no ha encontrado destino final», explicó el directivo.

En estos momentos tienen capacidad para coprocesar hasta 300 neumáticos diarios, aceites usados y lodos pretrolizados de la Refinería de Petróleos Camilo Cienfuegos, desechos peligrosos que carecían de destino final. Este último permite mantener bajos niveles en los tanques y piscinas de aquella industria, para que no se repitan los sucesos de 2018, con el derrame de aguas oleosas en la bahía.

«Con recursos propios montamos instalaciones para maniobrar con estos lodos. Compramos e instalamos dos vagones de ferrocarril que esa empresa tenía en desuso, y con bombas y tuberías propias empezamos a trabajar con ellos», explicó.

Al cierre de junio la fábrica ahorró 970 toneladas de petcoke y más de 3 612 000 pesos cubanos gracias al consumo de combustibles alternativos.

Otras inversiones a más largo plazo, ya planificadas y aprobadas, corresponden a la reposición de equipos mineros, muy deteriorados hoy, «pero sabemos que para eso habrá que esperar», dijo Gálvez Suárez.

Construir con ciencia

El cemento resulta un sector donde investigar es vital para incrementar prestaciones. Constituye un producto que en Cienfuegos se ha diversificado con éxito, aunque no siempre se emplee para lo que ha sido diseñado.

En la planta al centro-sur de Cuba se fabrican tres calidades de cemento: P-35 Portland, con resistencia a la compresión de un mínimo de 35 megapascales (MPa), el PP-35 Portland Puzolánico, con indicadores similares, y el PZ-25, un cemento también puzolánico, pero con menor resistencia. Estos dos últimos conocidos como cementos con adiciones, técnica en la que Cienfuegos ha sido pionera.

«Queremos sacar al mercado el CA-16, un cemento de albañilería que puede resultar de gran utilidad para el país. Tendría un precio menor por ser solo para retoques de viviendas, lozas, repellos y otras cuestiones que no necesitan grandes prestaciones», anunció Gálvez Suárez. Asimismo insistió en que en Cuba se potencie y divulgue más el uso de cementos con adiciones (PP-35 y PZ-25).

«Es común en los constructores el uso del P-35, un cemento puro que tiene muy altas prestaciones. En su diseño se dirige a fundiciones de hormigón pretensado para obras muy especializadas, con resistencias que nosotros alcanzamos por encima de los 45 MPa. Pero eso es como para fundir un reactor nuclear», ilustró el gerente de producción.

Si bien resulta muy resistente, «desde el punto de vista energético, ambiental y ecológico es muy dañino, pues es el que más clínker lleva, lo que a su vez requiere un mayor gasto de combustible para cocerse en el horno. Además, en el proceso de descarbonatación de las calizas —que constituyen el 70 por ciento de las materias primas— emite al ambiente mucho dióxido de carbono», advirtió.

«Nosotros queremos bajar el factor clínker haciendo cemento con adiciones que cumpla con los requisitos de calidad de todas las fabricaciones que se hacen en el país», expresó.

Por ejemplo, una vivienda se puede hacer completa con PP-35. Mientras el PZ-25 puede emplearse para usos que requieran menores prestaciones, como repellos y pisos. «Lo que pasa es que no hemos contado con divulgación suficiente para que las personas tengan conocimiento y los usen como se debe», reconoció.

Cementos Cienfuegos S.A. prepara su propia marca, que ya ha sido presentada y aprobada. Perla Gris será el nombre con que las producciones de esta industria, fundada por el Comandante en Jefe Fidel Castro, llegarán a los mercados nacional e internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *