Jóvenes cubanos: energías renovadoras por la vida

Es el Día Mundial de la Juventud. Mientras en otras latitudes ese grupo etáreo lucha por reivindicar derechos y garantías, en nuestro archipiélago valiente, sus más noveles gentes, ahora mismo, son protagonistas de proezas cotidianas y otras tremendas.

En los últimos días, rostros bisoños junto a otros curtidos han sido el epicentro de un hervidero de trabajo y energías, coraje y valor multiplicados, en aras de sofocar un incendio de grandes proporciones que ha pretendido devorar certezas en La Atenas de Cuba.

Pero antes los vimos en las acciones acometidas en la explosión del Hotel Saratoga o asumiendo el borde delantero en las zonas rojas de enfrentamiento a la Covid -19. Y no son los únicos ejemplos a señalar.

¿Qué están perdidos? Cómo decir  tal cosa cuando podemos encontrarlos en el aula, el surco, la trinchera, un laboratorio o esparciendo cultura, saberes y amor en los barrios que hoy cambian en el más amplio espectro.

Es 12 de agosto, Día Mundial de la Juventud, y en Cuba hay certeza de que ellos son la arcilla fundamental de nuestra obra y su ejército el más firme.

No hay acción encabezada por jóvenes cuyo resultado final no sea otro que la transportación —para bien— de la problemática planteada.

Pero, no nos llamemos a engaño. Debemos y tenemos que acompañarlos más; guiarlos para la adopción de las mejores decisiones y, sobre todo, multiplicarles el amor por esta tierra bravía y soberana.

Es por ello que ya se trabaja en una política para la atención a la juventud en el país.

Sea, pues, este Día Mundial de la Juventud, otra jornada para  reafirmarnos que nada está perdido. Miles de corazones «bombean» energías renovadoras por la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *