Código de las Familias: Mujeres cubanas por que el amor sea la ley

Mujeres cubanas. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate.

Cuando el domingo 25 de septiembre los cubanos acudamos a las urnas a depositar nuestro voto en el referendo por el nuevo Código de las Familias, no hay dudas de que las mujeres estarán en el borde delantero.

“El Código representa un motivo de regocijo, de celebración, de la convivencia y la armonía, porque apuesta por la paz, por el amor y recoge la diversidad de situaciones existentes en la convivencia social y familiar en Cuba, que convierte el amor en ley y es para todas las familias”, aseguró recientemente Teresa Amarelle Boué, integrante del Buró Político y secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas, organización que agrupa a poco más de 4 millones de compañeras de todos los sectores del país.

Como contemporáneas, califica a las soluciones que la legislación ofrece, y al reseñar los aspectos más novedosos significó “que recoge aspectos que garantizan la seguridad de las personas que pueden encontrarse en situación de vulnerabilidad o desventaja de cualquier tipo dentro de las familias; reconoce el derecho de todas las personas a contraer matrimonio o constituir una unión de hecho afectiva; brinda numerosos beneficios que garantizan la posibilidad de comunicación frecuente y sin trabas para el crecimiento sano y feliz de niños y niñas y también de lo necesarios que son los ambientes de afectos y armonía para los abuelos; además de que garantiza todos los derechos para todas las familias”.

Por más justicia y cero violencia

En opinión de Teresa Amarelle Boué, “el Código es un fuerte mecanismo de protección, de justicia, que frene la violencia basada en género, no la admite y lo transversaliza a través de todo el Código”.

La legislación que será sometida a referendo reafirma el respeto a los derechos sexuales y reproductivos de todas las personas en el ámbito familiar, refuerza la corresponsabilidad en el cuidado familiar y logra el valor económico del trabajo doméstico y de cuidados, además de que elimina, absolutamente, el matrimonio adolescente.

“Este Código de las Familias da más protección a la niñez, más oportunidades a las personas adultas, más autonomía a la vejez, más inclusión a las personas con alguna discapacidad y más derechos a la familia, especialmente a las mujeres”, aseguró la dirigente femenina, y con esa certeza quienes devienen puntal en el desarrollo integral del país estarán presentes en el referendo para que impere le ley del amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *