Teletrabajo y trabajo a distancia… ¿aún en ciernes?

Muchas administraciones lo ven solo como una opción ante contingencias: durante la COVID-19, por ejemplo; o ahora, cuando la crisis energética obligó a racionalizar los recursos humanos presenciales en cada entidad. Así ilustraba hace poco la Ministra de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Marta Elena Feitó Cabrera, el panorama del teletrabajo y el trabajo a distancia en el país.

La titular del ramo refería que ambas variantes no han despegado lo suficiente, hecho que va en detrimento de las múltiples ventajas del teletrabajo y el trabajo a distancia para empleados y empleadores. “Se trata de un beneficio total para el propio trabajador, pues hay situaciones con el transporte, hay personas con limitaciones de salud y esas formas de organización del trabajo les permite incluso conciliar mejor la vida familiar con la laboral”, decía Feitó Cabrera recientemente en el espacio Mesa Redonda.

La provincia de Cienfuegos no escapa a esa realidad. A principios del mes de septiembre, por ejemplo, solo ascendían a 108 las personas empleadas en la variante del teletrabajo, según datos aportados por José Caballero González, subdirector de empleo en la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social.

De hecho, antes del verano, el número era incluso más bajo, y rondaba en los 88 cienfuegueros y cienfuegueras. Solo creció discretamente (hasta la referida cifra de 108) tras implementarse en centros laborales de la provincia varias medidas de reorganización del personal debido a la contingencia energética.

Similar ocurre con el trabajo a distancia en la provincia de Cienfuegos, aunque los números sugieren un panorama más alentador para esa forma de organización laboral. La subdirección provincial de empleo en el territorio refería datos como unos 1665 trabajadores acogidos a esa variante, a principios de septiembre. La cifra aumentó también durante el verano, en 302 personas, igualmente a causa de la disposición del MTSS, en vigor debido a la contingencia energética.

Sin embargo, “consideramos que todavía al trabajo a distancia y al teletrabajo pueden acceder más personas, a partir de la identificación oportuna por cada entidad de los cargos potenciales que pudieran, en un momento determinado, adoptar esas modalidades”, decía sobre el asunto José Caballero González, Subdirector provincial de Empleo.

El funcionario explicó que las entidades de la provincia acometen actualmente esa labor, aunque las cifras de comienzos de septiembre sugieran cierta “tibieza” en el proceso, pues en ese momento solamente el 15 por ciento de los centros de trabajo del territorio habían definido cargos potenciales para el teletrabajo y trabajo a distancia, entre operarios, técnicos y cuadros.

Al analizar las causas del lánguido escenario de estas ventajosas maneras de asumir las rutinas ocupacionales, no debe obviarse la cultura, evidentemente insuficiente, que tienen sobre el teletrabajo no pocas administraciones.

A criterio de José Caballero González, tampoco “las entidades administrativas han realizado, de conjunto con el sindicato en cada centro, un trabajo profundo y sistemático, para determinar los cargos potenciales para trabajar a distancia”.

Más allá de los factores, causantes de los bajos números de estas variantes en Cienfuegos, lo cierto es que, en un país como el nuestro, inmerso en una crisis energética que se expresa no solo en cortes eléctricos, sino también en baja disponibilidad de combustible y de transporte, centrarse en el teletrabajo y el empleo a distancia no debiera ser alternativa, último recurso, sino proyección inmediata, siempre que sea sostenible.

Obviamente existen ocupaciones y ocupaciones. Algunas de inevitable presencialidad, pero otras perfectamente ejecutables —y controlables— ya sea desde casa o desde el espacio donde el trabajador rinda y produzca, tal vez con mayor eficiencia y disciplina que tras un buró tradicional, ese que a veces solo sirve de cabina telefónica o escenario de mera distracción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *