¿Jubilado o retirado?

Ninguna de las dos, sería mi respuesta a la interrogan­te que titula este material. Jubilado no soy, aunque ofi­cialmente lo sea; retirado de qué, si hoy tengo más tareas que hace un mes. Un plan de trabajo mayor.

No debo hablar de obli­gación, al menos en el ámbi­to laboral, no ya el domésti­co. Lo aseguro porque luego de las disposi­ciones que me posibili­taron la jubilación —con la edad para ello y a par­tir de un año de cobrar el llama­do salario incrementado— pude decidirme por alargar el sueño de cada día según mi deseo. Mas no fue esa la elección. Me recon­traté.

Es decir, continúo mi vida laboral, ahora con la ventaja de obtener cada mes la cuantía que me ofrece la chequera, además del salario del puesto que ocupo por la nueva contratación. Pero no se llamen a engaño, todo se va. A estas alturas no se puede guardar nada, o casi nada, según la sabiduría de la canción de Sil­vio Rodríguez.

Si ahora laboro lo hago porque así lo dispuse en personal deci­sión, aunque ciertamente la nece­sidad económica también influyó. Sin embargo, continúa el impera­tivo de cumplir con las normativas domésticas decididas por muchos, y muchas, y en lo que a veces ni cuenta el criterio del protagonista: el jubilado.

Para este, mucho más si está recontratado, aumentan o se tornan más complicados los con­tenidos de trabajo en su casa y comunidad. No importa que hoy las colas sean mayores —se ex­ceptúan las de los estanquillos de periódicos— menor el núme­ro de ómnibus, y más complica­do conseguir cualquier cosa por pequeña que sea. Por suerte aún a mí no me han “leído la carti­lla”. Pero todo llega a su debido momento.

Prevalece el criterio de que papi, abuelo, o como quieran lla­marlo, puede hacer ahora lo que antes no podía. Pareciera que po­cos recuerdan el recontrato del viejo, o la vieja. Ahora está jubi­lado.

Imagino que para muchos la nueva vida de jubilado-recontra­tado sea la fórmula exacta para no achantarse, ejercitar el cuerpo y demostrar que aún hay energía para enfrentar la vida.

Muchos comienzan a poner en marcha añejos proyectos, pero lo cierto es que para el ju­bilado, que no es lo mismo que retirado, algunas cosas cambian —para bien o para mal— pero se mantienen el gusto y la avi­dez por determinados placeres, tanto que en muy pocos días he rumiado varias veces por algún mal llamado pecado capital, o por alguna de las virtudes que se contraponen a tales “deslices”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *