Cuando despertó, el panqué ya costaba 160 pesos

No es precisamente el escenario de ficción de aquel cuento de Monterroso. Nada más real que este ascenso del costo de la vida por una escalera que,tras cada “brinquito” de los precios —siempre hacia arriba, claro está — parece sufrir la rotura de sus peldaños inferiores, pues cuando la tarifa se coloca en 110, por solo poner un ejemplo, el 100 y el 90 quedan en el olvido.

Leer más