Condenan despliegue policial cerca de domicilio de Cristina Fernández

Dirigentes políticos y sociales de Argentina condenaron hoy el despliegue de la Guardia de Infantería de la Policía y el cierre de la zona donde se ubica el domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández en el barrio Recoleta.

Por disposición del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, esta jornada fue instalada una valla perimetral en las calles Juncal, entre Paraná y Talcahuano, y Uruguay entre Montevideo y Arenales.

Además, fueron desplegados oficiales armados y carros de asalto.

Los uniformados impidieron el acceso al apartamento de la también titular del Senado de ciudadanos que desde el lunes llegan hasta ese lugar para expresarle su apoyo y acompañarla ante la persecución mediática, política y judicial en su contra.

A través de su perfil en la red social Twitter, el Partido Justicialista en esta capital condenó lo sucedido y anunció una movilización en esa área.

A Cristina la defiende el pueblo. Contra la provocación de Horacio Rodríguez Larreta (jefe de Gobierno de la ciudad), todos a la plaza de Juncal y Paraná, indicó la formación política.

Dicha convocatoria fue respaldada por miembros del Frente de Todos, diputados, la vocera presidencial Gabriela Cerruti y el ministro de Interior Wado de Pedro, entre otros.

Para Cambiemos y Larreta no hay ningún problema en ir a insultar a Fernández a su casa, pero si en apoyarla y acompañarla, lo impiden con vallas y policía. Siguen siendo los mismos autoritarios y provocadores de siempre, escribió De Pedro.

Por su parte Cerruti publicó: “Las vallas no van a frenar el apoyo a Cristina. Todos a la plaza. Basta de persecución mediática y judicial. ¡Nos vemos ahí!”.

De su lado, el integrante del Movimiento Nacional Justicialista Andrés Larroque denunció que la Policía tiene sitiada a la vicepresidenta, lo cual representa «una detención de hecho».

«Esto es anticonstitucional. Hay 35 carros de asalto”, indicó.

La presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, aseguró que “no pueden poner vallas al corazón” y aseguró que las manifestaciones realizadas son pacíficas. Asimismo, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia y exministro de Defensa, Agustín Rossi, calificó lo ocurrido de “locura institucional”.

Exigimos que urgentemente se retiren las vallas y el personal policial que no permite la libre circulación de la gente, afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *