A pesar de toda tempestad, Cuba defiende la educación de sus hijos

“El día cinco de septiembre, dijo, se reanuda el curso escolar 2021-2022, que como todos conocemos se inició en el mes de marzo y termina el 19 de noviembre”. Foto: Estudios Revolución

“Contra viento y marea vamos a continuar con el curso escolar; y en medio de la adversidad vamos a hacer un buen curso; y vamos a estar preparando bien el otro”. De tal manera habló en la tarde de este martes, desde el Palacio de la Revolución, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez. 

La expresión del Jefe de Estado tuvo lugar en una reunión cuyo propósito fue conocer detalles sobre el curso escolar que se reanuda. Pudieron escucharse las voces de quienes tienen que ver con los universos de la Educación General y la Educación Superior, en un encuentro que además contó desde la presidencia con el miembro del Buró Político y Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, así como con el viceprimer ministro, Jorge Luis Perdomo Di-Lella.  

Durante la jornada el mandatario preguntó por la base material de estudio, por la necesaria transportación de los maestros que se trasladan de un lugar a otro de la Isla para trabajar frente al aula que los necesite, por el estado de las villas que recibirán a esos educandos. Y también reflexionó sobre ideas de importancia como no bajar la guardia frente a la COVID-19.   

A dos conceptos esenciales hizo referencia el dignatario en otro momento de la reunión: la importancia de potenciar las escuelas vocacionales, o los institutos preuniversitarios de ciencias exactas, en las condiciones actuales del país; y pensar sobre posibles modalidades, hoy, que permitan colocar en el lugar merecido al principio educativo de la vinculación del estudio con el trabajo. 

Sobre este último tema, el presidente Díaz-Canel hizo referencia al valor de dar participación a la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), a la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), a la Organización de Pioneros, y a los maestros. Habló de unir todas esas fuerzas en aras de analizar creativamente cómo ir al rescate del principio educativo de la vinculación del estudio con el trabajo. 

El mandatario resaltó la trascendencia de defender tal vinculación en su calidad de principio pedagógico. Hizo hincapié en que potenciar tal enfoque no contradiga todo lo normado en la sociedad cubana. Reconoció que las recientes tareas de impacto social desempeñadas por las nuevas generaciones han dejado huellas en el camino de lo que se pudiera hacer, pero hay que buscar otras maneras —dijo—, porque realmente eso nos hace falta.

El Jefe de Estado hizo énfasis en la importancia de que los más jóvenes “se formen con un concepto de trabajo; que vean el trabajo como una responsabilidad, como un camino honesto en la vida, de desarrollo”. No hacerlo así en un país tan necesitado de producir en pos de su bienestar, sería, razonó Díaz-Canel Bermúdez, como “negarnos a nosotros mismos”.

La vital preparación del maestro

Con relación a la base material de estudio, la ministra apuntó que, a pesar de las conocidas limitaciones materiales, están garantizados los recursos esenciales. Foto: Estudios Revolución

Una vez concluido el encuentro la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella, compartió con los periodistas ideas relacionadas con la nueva etapa docente, de las cuales varias habían sido explicadas a la dirección del país: “El día cinco de septiembre, dijo, se reanuda el curso escolar 2021-2022, que como todos conocemos se inició en el mes de marzo y termina el 19 de noviembre”. 

Ena Elsa afirmó que todavía se trabaja “intensamente en todas las instituciones educacionales: los maestros se incorporaron en el día de ayer (este lunes); el ministerio acabó de dar un recorrido por todas las provincias del país, donde pudo visitar más de 400 instituciones en 45 municipios, y realmente pudimos tocar con la mano la situación de cada una de las provincias”.

“Nosotros, declaró, estamos creando condiciones hasta el último momento: se trabaja en la higienización de los centros, en la preparación de los maestros, de manera tal que el lunes cinco podamos recibir a nuestros estudiantes en las instituciones educacionales”. 

En cuanto a la cobertura docente, la ministra expresó: “Mantenemos una situación similar con la que terminamos en el mes de julio. En el caso de La Habana, es la provincia que más nos preocupa. De todos modos la situación no es desfavorable; es incluso más favorable que en otros momentos, que en años anteriores”.

Velázquez Cobiella explicó a la prensa que se ha ido contratando a los estudiantes universitarios del proyecto Educando por amor, los cuales se han incorporado. Y según detalló, este martes terminaban de llegar a la capital los profesores, procedentes de otras provincias, los cuales residirán en once villas habilitadas por la dirección provincial de Educación. 

“Se está poniendo a punto todo lo relacionado con la cobertura, dijo, evaluando municipio por municipio, escuela por escuela, porque siempre la situación más compleja la tenemos en la capital, en la secundaria básica y en el preuniversitario”. 

Con relación a la base material de estudio, la ministra apuntó que, a pesar de las conocidas limitaciones materiales, están garantizados los recursos esenciales: libretas, lápices, tizas para los maestros, el mobiliario, las pizarras; “ahora tenemos módulos de reactivos para los laboratorios de secundaria, de pre; (…) y en el mes de noviembre debemos estar recibiendo implementos deportivos”.

La titular hizo alusión a “otros recursos que se están contratando, que están llegando al país”. Y en cuanto al uniforme escolar informó: “Hemos continuado vendiendo uniformes durante toda esta etapa”. Dijo también que ya la industria cubana está trabajando para garantizar el uniforme del curso 2022-2023.

De la situación electroenergética que presenta el país habló la titular; y al respecto destacó que “se están haciendo análisis de todas las medidas” necesarias y que tienen como destino a las instituciones educacionales, siempre buscando que «los estudiantes no se afecten”. 

Las medidas higiénico-sanitarias frente a la COVID-19 y al dengue, la preparación de los maestros, y la participación para vivir la etapa de referendo ante el nuevo Código de las Familias, fueron tareas sobre las cuales habló la titular. Finalmente, afirmó que en el profesorado existe la voluntad de llevar adelante el curso escolar, aunque “nos puedan faltar algunos recursos”. 

Sobre el universo de la Educación Superior 

Acerca de la continuidad del presente curso escolar, el ministro de Educación Superior, José Ramón Saborido Loidi, expresó a los reporteros: “Nosotros cumplimos un primer periodo, lo terminamos en buenas condiciones, y ahora hacia diciembre prácticamente vamos a estar cerrando el curso. Eso tiene sus características, porque en ese periodo también están los exámenes de ingreso a la Educación Superior”.

Al referirse a noviembre como el mes en que “vamos a tener el examen de ingreso a la educación superior”, el titular recordó que a ese momento se presentan prácticamente todos los muchachos de grado doce, y todos los que quieran presentarse a la convocatoria de ingreso. Apuntó, además, que ya entre los meses de enero y febrero está comenzando el curso 2023. 

“Decidimos iniciar un curso totalmente presencial”, aseveró Saborido a propósito de la nueva etapa que comienza; y explicó a la prensa: “Habíamos hecho una evaluación de la situación energética actual, de los problemas que tenemos realmente con los cortes, de la imposibilidad prácticamente de mantener, a todo ritmo, la docencia virtual”. Los análisis, dijo, llevaron a la opción de “una docencia totalmente presencial”, aunque “eso no quiere decir que no sigan activados los mecanismos de la “virtualidad” para el estudio, para las consultas, para la bibliografía, para todo lo que en el sistema está establecido”. 

Las universidades no descansaron durante el mes de agosto, valoró el ministro. “Siguieron, dijo, trabajando en la recuperación de las instalaciones, creando condiciones, mejorando las condiciones del país”.

Sobre las universidades y un contexto nacional marcado por la compleja situación electroenergética, el ministro de Educación Superior hizo referencia a “una orientación de la alta dirección del país a las estructuras del Partido y del Gobierno de las provincias, de manera tal que se coordine con las direcciones de las universidades para que la afectación sea la mínima”. 

José Ramón Saborido Loidi habló de “ir ajustando horarios que nos permitan realizar, por ejemplo, la alimentación de manera adecuada, prepararla”, y habló de que “estén creadas las condiciones para el estudio”. Puede que al reanudarse el curso, dijo, todavía “tengamos algunas afectaciones, pero estoy convencido de que con el transcurso del tiempo todo irá mejorando”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *