Politécnico 5 de Septiembre, una apuesta por la formación integral

Palpita el futuro en todas sus áreas. Tienen la alta responsabilidad de formar a los técnicos de nivel medio y obreros calificados que, luego vencer la etapa práctico-docente, refuerzan los colectivos laborales de las diferentes industrias y empresas del territorio.

Es el Politécnico 5 de Septiembre, una institución docente cuyo claustro de profesores y demás trabajadores se empeñan por dejar atrás etapas de resultados poco alentadores para dar paso, con trabajo constante, a realizaciones mucho más halagüeñas sin que haya conformismo.

Yamisleydis González Alejo, directora de la institución, expone detalles: “Hemos ido modificando varios de nuestros indicadores.  Por ejemplo, hicimos un estudio deorientación vocacional el cual nos arrojó que de los 352 estudiantes que nos entraron este año, 291 pidieron la carrera en primera opción, un resultado muy superior a años anteriores y en ello ha incidido el quehacer conjunto con los organismos que nos acompañan a las acciones de captación, algo muy positivo, pues antes no será de ese modo, cada quien andaba por su lado”.

En el «5 de Septiembre» se cursan estudios, entre otras, de especialidades como Mecánica industrial, Eléctrica, Transporte, y Derecho y, como asegura la directora “no siempre los que entran a la escuela desean continuar en su especialidad, nos toca trazar una estrategia para atenderlos tanto en el inicio como al final para lograr indicadores positivos de retención en los años inicial y terminal, y también la del ciclo.

“La más reciente evaluación ministerial de los indicadores de eficiencia, según los objetivos estatales, los tenemos evaluados de bien y muy bien; entre ellos la retención, la asistencia y promoción. Tenemos la cobertura docente completa”, afirma.

“Aún tenemos muchísimas problemáticas por resolver. Es vital el trabajo con la familia, en el orden preventivo y también en lo político-ideológico, sobre todo en la influencia de las redes sociales en los jóvenes, en tal sentido nos hemos dado a la tarea de hacer un uso de las nuevas tecnologías en función del aprendizaje, de enseñar a los muchachos a hacer un uso mucho más provechoso de esas plataformas”, reconoce Yamisleydis.

Durante la etapa más candente de la Covid-19, el Politécnico 5 de Septiembre funcionó como centro de aislamiento, una experiencia que no olvidan y que le ha valido a sus estudiantes la condición de Jóvenes por la vida, un orgullo que no esconde la apasionada directora, quien insiste en la valía del acompañamiento de las prinicipales industrias de la provincia y otros organismos en cuyos predios funcionan los centros de producción docente en los que los muchachos se vinculan a la producción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *